HARINA DE CENTENO 1KG // Granel

Código de producto:

Disponibilidad:Agotado

$1.900

Producto nacional

Harina de centeno fresca. Con centeno nacional.

¿Por qué la molemos nosotros?

Porque los nutrientes esenciales de la harina de cereales empiezan a deteriorarse inmediatamente después de la molienda, y cualquier retraso de la fábrica al horno representa una pérdida de valor nutricional de los alimentos.

Porque los granos enteros tienen una vida útil prácticamente ilimitada y es fácil comprarlos y almacenarlos. Con su propio molino de harina puede producir la cantidad adecuada de harina con la finura necesaria para su receta. Debido a sus componentes aromáticos, la harina recién molida tiene mejor sabor.

 

La harina de centeno contiene mucha más fibra, magnesio y fósforo que la harina de trigo.

_Prevenir enfermedades cardiovasculares: por un lado aporta gran cantidad de fibra que arrastra el colesterol que se ingiere en la dieta y el que contienen las sales biliares que intervienen en la digestión hacia las heces eliminando así colesterol de nuestro organismo. Por otro lado contiene lecitina y ácidos grasos poliinsaturados que favorecen unos niveles óptimos de lípidos en sangre. Además por su alto aporte de minerales antioxidantes como el zinc y el selenio evita la oxidación de las placas de ateroma y contiene flavonoides que mantiene la elasticidad de los vasos sanguíneos favoreciendo la salud y correcto funcionamiento de los mismos.

_Diabetes: es un cereal de bajo índice glucémico y alto contenido en fibra lo que lo hace ideal para los diabéticos. 

_Regulador del tránsito intestinal y estreñimiento. Por su aporte de fibra y mucílagos se favorece el tránsito intestinal y una fácil evacuación al suavizar las mucosas. Por el mismo motivo es ideal como antidiarréico. 

_Regulador del sistema inmune: su aporte de zinc y selenio hace que el centeno sea un regulador del sistema inmune.

_Síndrome premenstrual y problemas de la piel: su alto aporte de omega-6 favorece la mejora de enfermedades inflamatorias de la piel como psoriasis, eczemas, atopías… y los síntomas asociados al síndrome premenstrual como hinchazón, dolor mamario, decaimiento anímico.